Análisis tecnológico: Una mirada al transporte del futuro

Los Ingenieros han buscado traspasar las barreras de la industria de transporte, ofreciendo maneras más seguras y más rápidas al momento de trasladarse de un lugar a otro. Ya contamos con automóviles eléctricos notablemente equipados y con cierta capacidad de manejo autónomo, trenes de levitación magnética (Maglev) que viajan más rápidos que la velocidad del sonido, y vías que generan electricidad usando energía solar.

Se espera que la mayor parte de estas innovaciones tecnológicas se posicionen como una tendencia en el futuro cercano. ¿Pero qué pasa con el futuro distante? Aquí están algunos de los diseños de transportes más alocados y atrevidos que los ingenieros y futuristas ansían por ver en el próximo siglo.

Trenes segmentados

Hay muchas posibilidades de que a finales de este siglo, todas las redes ferroviarias y cables ferroviarios sean adaptados para la levitación magnética. China y Japón ya han adoptado esta tecnología de larga escala. Pronto los trenes alrededor del mundo serán mucho más rápidos. Su único impedimento sería las numerosas paradas en rutas específicas. Si quieres ir de Tokio a Osaka a bordo del tren bala de Japón, tendrías que detenerte al menos en tres estaciones a lo largo del camino. Eso podría formar parte del pasado si los trenes estuvieran diseñados para separarse en segmentos modulares cuando un grupo de personas necesite bajarse. Un tren bala que nunca se detenga podría ser uno de los medio de transporte más eficientes en el futuro.

Caminos inteligentes

Las carreteras existentes podrían ser reequipadas con un poco de tecnología increíblemente útil. Las empresas podrían hacer desaparecer toda la oscuridad en las vías y ayudar a los conductores a conducir mejor. Caminos luminosos ya están siendo probados en Holanda. La iluminación de las carreteras podría ser interactiva, de esa forma, la iluminación se encendería cuando el detector de movimiento notifique que alguien está usando la carretera.

Esto podría ayudar conservar la energía y los carriles eléctricos podrían ayudar a los automóviles eléctricos a cargarse mientras están en movimiento. Es fácil de comprender que la carga inductiva será lo suficientemente avanzada como para permitir que los automóviles se carguen inalámbricamente a finales del siglo.

Compartiendo Pods

Con el alza de Airbnb, Uber, Snapgood, expertos predicen el final de una economía basada en la propiedad privada. Bienes, hogares y autos podrían ser parte de una red central que es compartida por todos. Pods y automóviles autónomos podrían estar disponibles en la mayoría de los países a finales del siglo, lo que significaría que la adquisición de un auto seria como un pasatiempo más que una necesidad.

Ir del punto A hasta el B será más interesante a lo largo de este siglo. Algunos métodos de transporte podrían cambiar con el paso de los años pero es difícil de predecir cuál será la nueva tecnología de innovación que pruebe ser la más genuina y que cambie el negocio. Lo único cierto es que a la industria del transporte público le depara un futuro más brillante.

4 Comments

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *