En mi país (Venezuela), cosas básicas constituyen algo inimaginable. Cosas de tecnología cuestan hasta 10 salarios básicos, sin embargo, he visto cómo algunos amigos me han llegado con uno